ESTATUTOS

 

Hermandad

Santo Cristo de la Agonía

y Nuestra Madre Dolorosa

 

 

Preámbulo

 

Nosotros, los Hermanos y Hermanas de la Hermandad Santo Cristo de la Agonía y Nuestra Madre Dolorosa de Barbastro.

En el deseo de hacer pública manifestación de nuestra fe cristiana, especialmente en los días que se recuerda la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo, y los Dolores de su Santísima Madre, para mayor engrandecimiento de esta Hermandad y mejor cumplimiento de sus fines, venimos a establecer para nosotros y para todos los hermanos cofrades que en adelante lo fueren, los presentes Estatutos, como norma a cumplir fielmente, manteniendo en todo momento nuestro agradecido recuerdo a quienes nos precedieron y nos legaron a través de su vida el ejemplo y la permanencia, así como la continuidad de la Hermandad, para mayor honra de Dios y méritos para la salvación de nuestras almas, manteniendo vivo y perenne su espíritu e ideales, acomodándonos al transcurso de los tiempos y conservando los mismo principios que fueron el cimiento sobre el que se ha desarrollado la Hermandad, pero ajustándolos a la evolución que los años imponen.

 

TÍTULO I

NATURALEZA Y DOMICILIO DE LA HERMANDAD

  

Artículo 1º.- Naturaleza

Con la denominación de Hermandad Santo Cristo de la Agonía y Nuestra Madre Dolorosa se constituye, en la ciudad de Barbastro, una Asociación pública de Fieles Cristianos con personalidad jurídica pública, al amparo de lo establecido en el vigente Código Canónico sobre asociaciones de fieles, especialmente en los cc. 298 al 329.

Esta Hermandad es el resultado del hermanamiento de las Cofradías del Santo Cristo de la Agonía y Virgen de los Dolores, ambas canónicamente erigidas por la competente Autoridad del Obispado de Barbastro-Monzón, e inscritas en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia con los números 5389 de la Sección Especial Grupo C (5389-SE/C) Y 4358 de la Sección Especial Grupo C (4358-SE/C), respectivamente, fusión que ha sido acordada por las Asambleas Generales de ambas Cofradías con fecha de 11 de febrero de 2001, como se refleja en la correspondiente acta, pg.15 que obra en el Archivo de las Cofradías, y solicitada a la competente Autoridad del Obispado con fecha de octubre de 2009.

La Hermandad se regirá por los presentes Estatutos, el Reglamento de Régimen Interno de la Hermandad, las normas diocesanas y las disposiciones del Código de Derecho Canónico que le sean aplicables.

 

Artículo 2º.- Domicilio

La Hermandad Santo Cristo de la Agonía y Nuestra Madre Dolorosa radica en sus capillas de la Iglesia de los RR. PP. Escolapios de Barbastro, y tiene su domicilio social en el mismo colegio de la Orden Escolapia, sito en la Plaza de la Constitución Nº 2 de la ciudad de Barbastro.

 

 

TÍTULO II

FINALIDADES DE LA HERMANDAD

 

 

Artículo 3º.-

La Hermandad Santo Cristo de la Agonía y Nuestra Madre Dolorosa se propone los siguientes fines:

    a)      Promover el culto público a la devoción a Jesús Crucificado, mediante la celebración de la fiesta del Titular el primer domingo de Cuaresma y otros actos de culto que la propia Hermandad pueda organizar.

    b)      Promover el culto público a la Virgen María, bajo su advocación de los Dolores, mediante el Septenario que se celebra los días precedentes al Viernes de Dolor, la celebración de su festividad, el día 15 de Septiembre y/u otros actos de culto que la propia Hermandad pueda organizar.

    c)      Asistir en corporación y con espíritu penitencial a la Procesión (o procesiones) de la Hermandad y a la Procesión General del Santo Entierro que se celebra el día de Viernes Santo en la ciudad de Barbastro, observando siempre las reglas que se dictan a tal efecto en el Reglamento Interno de la Hermandad.

    d)     Contribuir a las solemnidades religiosas que, con motivo de la Semana Santa, se celebran en la Iglesia de los RR. PP. Escolapios, participando en la pastoral, sin menoscabo de las peculiaridades y de la legítima autonomía de la Hermandad.

    e)      Como fin social la Hermandad colaborará en la acción caritativo-asistencial de Caritas Interparroquial de Barbastro y/o otra entidad o asociación con la que colaboren las Escuelas Pías de Barbastro.

 

 

 

TÍTULO III

LOS MIEMBROS DE LA HERMANDAD

 

 

Artículo 4º.- Admisión

Podrán ser miembros de la Hermandad aquellas personas que reúnan los siguientes requisitos:

    a)      Estar bautizado.

    b)  No haber rechazado la fe católica ni estar apartado de la comunión eclesial, voluntariamente o por excomunión impuesta.

    c) Aceptar los Estatutos y el Reglamento Interno, y estar dispuesto a secundar, con su vida, cooperación y costumbres, el espíritu y los fines de la Hermandad, manteniendo y siendo devotos de la Pasión del Señor, de los Dolores de la Virgen y de San José de Calasanz.

Para ser miembro de esta Hermandad deberá solicitarse la admisión, facilitando los datos personales a la Junta de Gobierno, la cual deberá pronunciarse sobre la aceptación del nuevo miembro. Los nuevos hermanos/as cofrades serán dados a conocer en la primera Asamblea General que se celebre después de su admisión y tras el acto de su Imposición de Medallas y el Viernes de Dolor.

 

Artículo 5º.- Derechos y Obligaciones

Todos los miembros de la Hermandad tienen los mismos derechos y obligaciones, a saber:

    a)      Participar con voz y voto en las Asambleas Generales.

    b)  Tener voto activo y pasivo para los cargos directivos.

    c)  Aceptar las disposiciones de los Estatutos y Reglamento Interno, y las decisiones válidas de las Asambleas Generales y Junta de Gobierno.

    d) Participar activamente en las actividades de la Hermandad en orden a conseguir los fines estatuarios y reglamentarios de la misma.

    e)   Contribuir con la cuota que fije la Asamblea General.

    f)  La Hermandad celebrará anualmente una Misa en sufragio de todos los hermanos cofrades fallecidos, especialmente de los acontecidos durante el año en curso.

 Artículo 6º.- Bajas

Los miembros de la Hermandad causarán baja por propia decisión. También a tenor de lo establecido en el Código del Derecho Canónico (vid. 308 y 316.2) y por el incumplimiento reiterado e injustificado de sus obligaciones.

En los dos últimos casos, la Junta de Gobierno amonestará previamente al miembro en cuestión y decidirá si procede la expulsión, después de oír sus razones, quedando a salvo el derecho de recurrir ante el Obispo Diocesano.

 

Artículo 7º. –Asamblea General

La Asamblea General es el órgano supremo de gobierno de la Hermandad y está integrada por todos los miembros de la misma.

 

Artículo 8º.- Competencias

La Asamblea General, presidida por el Hermano Mayor de la Hermandad, tiene especialmente las siguientes competencias:

    a)     Aprobar la memoria anual de las actividades de la Hermandad, así como el plan de actuaciones para el próximo año.

    b)  Aprobar el estado de cuentas del ejercicio anual y el presupuesto ordinario y extraordinario.

    c) Elegir al Hermano Mayor de la Hermandad y a los demás miembros de la Junta de Gobierno; el Hermano Mayor deberá ser confirmado por el Obispo Diocesano.

    d)  Acordar el cambio de domicilio social de la Hermandad.

    e) Conocer la admisión de nuevos miembros y las bajas que se produzcan, bien a petición propia, bien mediante expulsión efectuada por la Junta de Gobierno.

    f)  Fijar la cantidad de cuota ordinaria y extraordinaria de la Hermandad.

    g)  Interpretar auténticamente las disposiciones de los Estatutos y Reglamento Interno de la Hermandad.

    h) Aprobar las modificaciones de los Estatutos y Reglamente de Régimen Interno, y acordar la extinción de la Hermandad, que posteriormente se efectuará mediante Decreto del Obispo Diocesano.

    i)  Decidir sobre cualquier otra cuestión importante referente al gobierno y dirección de la Hermandad.

 

Artículo 9º.- Convocatoria

La Asamblea General celebrará sesión ordinaria anualmente y será convocada por el Hermano Mayor, con al menos siete días de antelación, mediante convocatoria que el Hermano Secretario dirigirá a todos los hermanos cofrades que tienen derecho a participar en la Asamblea, a su propio domicilio. La convocatoria contará con el día, hora, lugar de reunión y el orden del día de la misma.

También podrán celebrarse asambleas Generales Extraordinarias cuando el Hermano Mayor o la Junta de Gobierno, o la quinta parte de los miembros de la Hermandad con voz y voto lo consideren conveniente para el bien de la Hermandad, señalando el orden del día de la misma y con las mismas condiciones que para la convocatoria de la Asamblea General Ordinaria.

 

Artículo 10º.- Junta de Gobierno

La Junta de Gobierno es el órgano ejecutivo de la Hermandad y está compuesta por el Hermano Mayor (o Presidente), Teniente de Hermano Mayor (o Vicepresidente), Hermano Secretario, Hermano Colector (o Tesorero) y los Vocales designados por esta.

Los miembros que integran la Junta de Gobierno son elegidos por la Asamblea General por un período de cinco años, pudiendo ser reelegido por un máximo de dos mandatos consecutivos en el caso del Hermano Mayor. Para la celebración de estas elecciones se procederá de la siguiente manera:

    1)        En primer lugar, se procederá a la elección del Hermano Mayor de entre los hermanos cofrades que se presenten o se propongan por la Asamblea General, contando con el consentimiento de los interesados. Con todos ellos, se procederá una primera votación. Con los candidatos mas votados se realizará una segunda votación, siendo necesaria la mayoría absoluta de los votos para que uno de ellos sea elegido Hermano Mayor. Si esto no se lograra, tendría lugar una tercera votación en la que sería suficiente la mayoría simple para salir elegido Hermano Mayor. Si en esta tercera votación hubiese empate resultaría elegido el candidato de más edad. Para ser efectivo la elección de Hermano Mayor electo a tenor del cn. 317 # 1º. De no ser confirmado por el Obispo se volverá a repetir todo el proceso electoral.

    Para ser candidato a Hermano Mayor, además de ser mayor de edad y tener una antigüedad mínima de dos años dentro de la Hermandad, se requiere una especial ejemplaridad de vida y costumbres, una afectuosa relación con la Iglesia y sus pastores, así como un conocimiento de la programación pastoral diocesana. En conformidad con el cn. 317 # 4º el Hermano Mayor de la Hermandad no deberá desempeñar cargos directivos en los partidos políticos.

    2)    Una vez elegido el Hermano Mayor, este informará a la Asamblea General, uno por uno, a los demás miembros de la Junta de Gobierno.

    3)    Para ser candidato a la Junta de Gobierno, además de ser mayor de edad, y tener una antigüedad mínima de dos años dentro de la Hermandad, es necesaria tener un comportamiento fundamentado en las virtudes cristianas y cumplir fielmente los Estatutos y el Reglamento de Régimen Interno.

 

Artículo 11º.-Competencias

Las competencias de la Junta de Gobierno son especialmente las siguientes:

a)      Ejecutar los acuerdos válidos de las Asambleas Generales, que no se encarguen a una comisión especial o persona.

b)      Preparar la memoria y el plan anual de las actividades de la Hermandad.

c)      Aprobar el estado de cuentas del 1er ejercicio económico anual y el presupuesto ordinario y extraordinario preparado por el Hermano Colector, antes de presentarlo a la Asamblea General.

d)     Preparar el orden del día de las Asambleas Generales.

e)      Admitir a los nuevos miembros y decidir la baja de los hermanos cofrades, a tenor del artículo 6º de los presentes Estatutos.

f)       Aprobar el Reglamento de Régimen Interno que la Hermandad quiera darse.

g)      Otorgar poderes notariales y delegar las facultades necesarias para legitimar actuaciones respecto a terceros, y otorgar poderes a abogados y procuradores de los Tribunales para defender y representar a la Hermandad en asuntos judiciales.

 

 

Artículo 12º.- Asambleas

La Junta de Gobierno celebrará tres asambleas anuales; podrá reunirse, además, siempre que lo crea necesario el Hermano Mayor o lo solicite un tercio de sus miembros. La forma de celebrar y convocar las asambleas será establecida por la misma Junta de Gobierno.

 

 

Artículo 13º.- El Hermano Mayor

El Hermano Mayor de la Hermandad ostenta la representación legal de la Hermandad y le corresponden las siguientes funciones:

a)      Presidir y dirigir las Asambleas Generales y las asambleas de Junta de Gobierno.

b)      Ordenar la convocatoria y señalar el orden del día de aquellos órganos.

c)      Dirigir las votaciones y levantar las sesiones.

d)     Comunicar al P. Rector y al Ordinario del Lugar los miembros elegidos para componer la Junta de Gobierno, así como el estado anual de cuentas, las modificaciones de los Estatutos y la extinción de la Hermandad, a los efectos pertinentes.

e)      Solicitar al Ordinario del Lugar, el nombramiento de un Consiliario de la Hermandad.

 

Artículo 14º.- El Teniente de Hermano Mayor (o Vicepresidente)

El Teniente de Hermano Mayor o Vicepresidente sustituirá al Hermano Mayor en todas sus funciones cuando éste no pueda actuar.

 

Artículo 15º.- El Hermano Secretario

El Hermano Secretario de la Hermandad, que lo será también de la Junta de Gobierno, tiene las siguientes funciones:

a)      Cursar, por orden del Hermano Mayor, las convocatorias de las Asambleas Generales.

b)      Levantar acta de las asambleas de los órganos de gobierno de la Hermandad, en donde figuren los temas tratados y los acuerdos tomados.

c)      Procurar que los encargados de llevar a termino los acuerdos tomados los cumplimenten.

d)     Llevar el registro de altas y bajas de los miembros de la Hermandad.

e)      Certificar documentos de la Hermandad con el visto bueno del Hermano Mayor.

f)       Cuidar del Archivo de la Hermandad, en el caso de que no exista un Hermano Archivero.

 

Artículo 16º.- El Hermano Colector (o Tesorero)

El Hermano Colector o Tesorero de la Hermandad tiene las siguientes funciones:

a)      Administrar los bienes de la Hermandad de acuerdo con la Asamblea General y lo establecido en el derecho común.

b)      Preparar el Estado de cuentas del ejercicio económico y el presupuesto ordinario y extraordinario anuales de la Hermandad.

c)      Recabar de los miembros de la Hermandad las cuotas fijadas según los Estatutos.

d)     Solicitar la preceptiva licencia a la autoridad eclesiástica competente según derecho, para aquellos actos de administración extraordinaria, que se requieren a tenor de los cnn. 1291, que vaya a realizar la Hermandad.

 

Artículo 17º.- Los Vocales

Los Hermano Vocales que compondrán en un primer momento la Junta de Gobierno de la Hermandad serán los siguientes:

-          Vocal del Santo Cristo de la Agonía.

-          Vocal de la Virgen de las Dolores.

-          Vocal de la Sección de Instrumentos.

-          Vocal de Culto.

-          Vocal Siete Dolores y Siete Palabras.

-          Vocal Penitentes.

La Junta de Gobierno podrá crear nuevas vocalías a tenor de la necesidad de la Hermandad, y se regirán por este Estatuto y el Reglamento de Régimen Interno.

 

Artículo 18º.- El Consiliario

El Consiliario o Capellán es nombrado por el Obispo Diocesano, previa consulta a la Junta de Gobierno y que, de ser posible, será el Padre Rector de los Escolapios. Podrá ser removido por el Obispo Diocesano a tenor de lo establecido en el Derecho Canónico vigente.

El Consiliario asistirá a las Asambleas Generales y a las asambleas de la Junta de Gobierno.

Las funciones del Consiliario son fundamentalmente la animación espiritual de los miembros de la Hermandad, contribuir a que ésta mantenga siempre su naturaleza y finalidades eclesiales, de acuerdo con los objetivos de la Hermandad.

El consejo del Consiliario será vinculante en lo referente a la fe, la moral y la vida litúrgica de la Hermandad.

 

 

 

TÍTULO V

ASAMBLEAS Y ACUERDOS DE LA HERMANDAD

 

Artículo 19º.- Asambleas

La Asamblea General quedará constituida en, en primera convocatoria con la presencia de la mayoría absoluta de los convocados y, en segunda convocatoria, con un número inferior.

Los miembros que se encuentren impedidos para asistir a la Asamblea General podrán delegar su representación y voto en otro miembro. Esta delegación deberá realizarse por escrito, con los datos, firma y fecha del representado, y previa notificación al Hermano Secretario.

 

Artículo 20º.- Acuerdos

Para tomar acuerdos válidos se requiere la mayoría absoluta de los votos presentes y representados en el primer escrutinio, y es suficiente la mayoría relativa en el segundo escrutinio.

No obstante, para la modificación de los Estatutos y para la extinción de la Hermandad, la Asamblea General deberá tomar el acuerdo en único escrutinio válido y con la mayoría de los dos tercios de los votos.

 

 

 

TÍTULO VI

FACULTADES DE LA AUTORIDAD ECLESIÁSTICA

 

 

Artículo 21º.- El Obispo

Corresponden al Obispo Diocesano las siguientes facultades:

a)      El derecho de visita y de vigilancia de todas las actividades de la Hermandad.

b)      El nombramiento del Consiliario o Capellán de la Hermandad.

c)      La confirmación del Hermano Mayor, elegido por la Asamblea General, y de los miembros de la Junta de Gobierno.

d)     La aprobación definitiva de las cuentas anuales de la Hermandad, así como la facultad de exigir en todo momento rendición detallada de cuentas.

e)      La aprobación de la modificación de los Estatutos.

f)       La disolución de la Hermandad, según Derecho.

g)      Conceder la licencia necesaria para la enajenación de los bienes de la Hermandad de acuerdo con los cnn. 1291-1294.

h)      Las otras facultades que el Derecho Canónico vigente le atribuya.

 

Artículo 22º.- El P. Rector de los Escolapios

Corresponde al P. Rector las siguientes facultades:

a)      Ser informado del Hermano Mayor elegido y demás miembros de la Junta de Gobierno.

b)      Ser informado del estado anual de cuentas.

c)      Ser informado del cambio de domicilio social de la Hermandad.

d)     Ser informado de las modificaciones de los Estatutos.

e)      Ser informado del acuerdo de la extinción de la Hermandad.

f)       Si él no fuese el Consiliario de la Hermandad será necesario su voto favorable respecto al candidato que se pretenda nombrar.

g)      Nombrar y remover un consejero que ayude a la administración de los bienes de la Hermandad.

 

 

 

TÍTULO VII

LA ADMINISTRACIÓN DE LOS BIENES

 

 

Artículo 23º.-

La Hermandad podrá adquirir, retener, administrar y enajenar bienes temporales o permanentes, de acuerdo con los Estatutos, el Reglamento de Régimen Interno el Derecho Canónico Vigente.

La Hermandad podrá, igualmente, adquirir bienes temporales o permanentes mediante donaciones, herencias o legados que sean aceptados por la Junta de Gobierno.

La Hermandad contará con dos consejeros que le ayuden en la administración de los bienes de la misma, designado uno de ellos por la Junta de Gobierno y otro por el P. Rector.

 

 

 

 

 

TÍTULO VIII

MODIFICACIÓN DE ESTATUTOS Y DISOLUCIÓN DE LA HERMANDAD

 

 

Artículo 24º.- Modificación de los Estatutos

La modificación de Estatutos deberá ser aprobada por la Asamblea General, en único escrutinio válido, con la mayoría de los dos tercios de los votos. Las modificaciones, una vez aprobadas por la Hermandad, deberán ser dadas a conocer al P. Rector y precisan para entrar en vigor, de la aprobación del Obispo Diocesano (c. 314).

 

Artículo 25º.- Extinción de la Hermandad

La Hermandad podrá extinguirse previo acuerdo de la Asamblea General Extraordinaria tomando en un único escrutinio válido, con la mayoría de los dos tercios de los votos, informado el P. Rector y con posterior Decreto del Obispo Diocesano.

La Hermandad podrá ser suprimida por decisión del Obispo Diocesano a tenor del canon 320 # 2º, si la actividad en la misma produce grave daño para la doctrina o para la disciplina eclesiástica, o causa escándalo a los fieles (c. 326).

 

Artículo 26º.- Destino de los Bienes

En caso de extinción o disolución de la Hermandad, todos sus bienes y pertenencias si los hubiere, serán entregados por la Junta de Gobierno, a las Escuelas Pías, mientras éstas existan en Barbastro y cuando esto no se verificase, a otras Hermandades o Cofradías de la misma clase de la ciudad de Barbastro, a elección de la Junta de Gobierno.

 

Artículo 27º.-

Los presentes Estatutos empezarán a regir al día siguiente de su aprobación por la autoridad eclesiástica.